Somos 4 chicas que compartimos entrenamiento juntas en la misma sesión en el gimnasio personal de Noé.

Lo bueno de entrenar juntas es que a la vez que hacemos deporte compartimos tiempo libre también pues somos amigas. Así todo se hace mucho más llevadero y ameno, púes nos picamos unas con otras y así nos obligamos a dar más en cada entrenamiento.

Tras probar distintas fórmulas en gimnasios, en clases grupales, etc., podemos decir que nada es comparable con entrenar con Noé. Todo son ventajas desde tener un gimnasio para nosotras  con exclusividad, sin que nadie te moleste, ni tener que esperar por tal o cuál máquina a  tener la ayuda y el seguimiento individualizado de cada una de nosotras para que podamos conseguir nuestros objetivos.

Elena 43 años, Rebeca 47 años, Lucía 27 años, Sandra 29 años.

Noreña.