EL TRABAJO UNILATERAL
El trabajo unilateral bien sea con cada brazo o con cada pierna por separado, no es muy común de ver en los gimnasios. La mayoría de la gente no hace ejercicios unilaterales, sino que basan toda su rutina de ejercicios en movimientos en los que intervienen ambas extremidades a la vez, creyendo que de esta manera ejercitan más sus músculos al mover más peso. Lo cierto es que para ganar la máxima fuerza en todas las extremidades, ya sean los brazos o las piernas, es necesario que os aseguréis de que cada una de ellas por separado es lo más fuerte posible.
Las investigaciones en el campo del entrenamiento confirman que entrenando cada extremidad por separado aumenta el número de fibras musculares que participan en el movimiento, por lo que la fuerza y el esfuerzo requerido para mover el peso son mayores. También es beneficioso emplear el
trabajo unilateral después de una lesión, pues está de sobra demostrado que se acelera la recuperación, al aumentar el trabajo neuromuscular incluso sin ejercitar la extremidad lesionada.
Pensad por ejemplo en el press con mancuerna a una mano de pie para hombro. Al levantar el peso con una mano, no sólo aislamos el trabajo de cada brazo por separado sino que aumentamos el trabajo de los músculos estabilizadores fortaleciendo la presión intraabdominal, que es necesaria para proteger la espina dorsal en los ejercicios básicos como la sentadilla o el peso muerto.
Seguro que nunca os habéis parado a pensar si tenéis la misma fuerza en cada brazo o en cada pierna. La única manera de averiguarlo es hacer ejercicios unilaterales. El entrenamiento unilateral os ayudará a corregir vuestros puntos débiles, haciendo que igualéis la fuerza de todas las extremidades, lo cuál redundará en una mayor fuerza.
Otro factor a tener en cuenta es que las personas que no emplean habitualmente en sus rutinas ejercicios unilaterales, acaban con desequilibrios musculares, que de no ser corregidos a tiempo pueden derivar en lesiones musculares. Tenéis que pensar que cuando realizamos cualquier
ejercicio en el que se emplean ambas manos o ambas piernas, siempre tenemos tendencia a trabajar más con la extremidad más fuerte.
Por lo tanto es necesario incluir ejercicios unilaterales en vuestra rutina de entrenamiento. Puede que creáis que sois muy fuertes, pero recordar que una cadena es tan fuerte como lo es su eslabón más débil.