COMO ENTRENAR CON DOLOR
Las lesiones son muy habituales entre la gente que entrena en los gimnasios, y a menudo el único método eficaz para recuperarse de una lesión es reposar entre una y cuatro semanas, acompañando el reposo con la toma de anti inflamatorios  la aplicación de hielo y calor a la zona afectada y la posterior rehabilitación. Un diagnostico así, probablemente os hará pensar en que tendréis que tirar por la borda todo el trabajo hecho en el gimnasio, pero
esto es una idea errónea.
Cuando sufrimos una lesión, que nos obliga a reposar la zona dañada, lo que tenemos que hacer es evitar los ejercicios que causen molestias en la zona lesionada, pero eso no significa que tengamos que parar por completo. Debemos de seguir un programa que nos alivie la tensión en la zona dañada y nos vaya rehabilitando la zona, así como que mejore el margen de movimiento y sobre todo que nos mantenga en forma el resto del cuerpo.
El diseño de un programa adecuado a cada caso es fundamental, así deberemos disminuir el volumen total de series de la zona afectada, rehabilitándola con altas repeticiones (de 20 a 100) y poco peso, haremos hincapié en el trabajo unilateral, a la vez que aumentamos el volumen de series de las demás zonas musculares. Haremos hincapié en realizar ejercicios que no nos causen dolor en la zona dañada, a la vez que cambiamos detalles que parecen insignificantes como la posición de las manos, el recorrido de los ejercicios o el ángulo de trabajo.
Las lesiones, independientemente del deporte que practiquéis, son inevitables hasta cierto grado. Es importante que aprendáis a escuchar a vuestro cuerpo para saber cuando parar y no seguir empeorando la lesión por miedo a perder los progresos anteriormente realizados, pues a veces menos es más. Debéis prevenir las lesiones en la medida de lo posible,
practicando un calentamiento general antes de hacer el específico del propio ejercicio, ejecutando los ejercicios con una técnica correcta y sin olvidarse de los estiramientos para mantener la flexibilidad de los músculos.
Recordad que cuando estéis lesionados no es necesario que dejéis de entrenaros. A continuación os muestro como hacer unas variaciones en el entrenamiento dependiendo de la zona lesionada.
      MODIFICACIONES DEL ENTRENAMIENTO POR
UNA 
LESIÓN
     LESIÓN
VARIACIONES DE LOS EJERCICIOS
Tendinitis Patelar
(Dolor en el tendón
que se halla debajo
de la rotula)
*Acortad el recorrido
de las sentadillas, de
la prensa de piernas y  de las
tijeras.
 *Echad el trasero
hacia atrás en el
los descensos de
   las sentadillas.
*En la prensa de     piernas colocar los
pies en la parte alta de
la plataforma.
*No extendáis las
rodillas por  completo
en las extensiones de  piernas.
*Relantizar los
ejercicios y centraros
en las
contracciones
musculares.
Dolor en el manguito rotador
*Utilizad las
  mancuernas en lugar
  de las barras.
*Acortad el movimiento,
es decir, hacer un descenso corto.
*Variad la posición de las mancuernas, manteniéndolas cerca del
torso.
*Trabajad los   ejercicios
de espalda
con remos e incorporad
mas adelante movimientos por encima de la cabeza.
*Relantizar los
ejercicios y centraros
en las
contracciones
musculares.
Dolor en el hombro
*Evitad los  movimientos de
press
durante unas semanas e
incorporad el uso de mancuernas poco a poco.
*Trabajad los músculos que están sobre la articulación como los
trapecios o los deltoides con encogimientos de hombros y elevaciones
laterales
*Trabajad los   ejercicios
de espalda
con remos e incorporad
mas adelante movimientos por encima de la cabeza.
      
Dolor lumbar
*Realizad todos los ejercicios en una posición sentada o tumbada.
*Ejercitad la parte central de vuestro cuerpo para aumentar la tensión
intraabdominal.
*En la sesión de piernas hacer las sentadillas con un fit ball
apoyado en la pared y realizar las tijeras con la espalda recta.