LOS SUPLEMENTOS
Los suplementos alimenticios no están diseñados para sustituir a la alimentación convencional, sino para complementarla y mejorarla.
Todavía hoy, hay gente que no ve la necesidad de añadir suplementos a nuestra alimentación, pensando que comiendo varias veces al día ya tienen cubiertas sus necesidades energéticas, pero hay numerosas razones para hacerlo, sobre todo en el caso de los deportistas.
La primera razón es la precariedad nutricional que presentan muchos alimentos hoy en día, debido a métodos agresivos de producción. Estos métodos empobrecen los suelos de cultivo por las excesivas recolecciones, no dando tiempo a la remineralización de los campos. También utilizan pesticidas, abonos
químicos, etc., que empobrecen el contenido en vitaminas y minerales de esos alimentos.
La segunda razón es que muchos alimentos se recolectan antes de que estén maduros y pasan a almacenes o cámaras donde maduran sin el sol, mermando seriamente la calidad del alimento. Así mismo los sistemas de conservación para alargar la vida de los productos alimenticios y su procesamiento, los conservantes y colorantes destruyen parte de las propiedades iniciales del alimento en cuestión.
Además, de un lugar a otro, o de una estación a otra, las concentraciones de nutrientes de un mismo alimento varían. Por ejemplo una patata española no tiene por que tener el mismo valor alimenticio que una patata de Inglaterra, o un tomate de otoño y otro de primavera. Si hablamos de alimentos de origen animal la cosa no es mejor. La masificación de animales en granjas carentes de sitio para moverse y
el engorde artificial de estos a base de piensos compuestos y el uso de antibióticos para evitar enfermedades en los animales, hacen que sus carnes contengan más grasa y menos nutrientes que los criados libremente. Las granjas avícolas y las piscifactorías corren la misma suerte.
Afortunadamente cada vez existen más productos en el mercado de cultivo ecológico. Estos alimentos contienen valores nutricionales mucho más
altos que los normales al estar exentos de pesticidas, y de técnicas intensivas de cultivo. Lo mismo podemos afirmar de los animales criados en pastos
naturales sin piensos artificiales, o pollos criados en granjas ecológicos. Debemos recordar que siempre que nos sea posible debemos comer alimentos integrales, pues son mas ricos en nutrientes que los procesados Así mismo debemos consumir alimentos frescos y de temporada. Los suplementos presentan muchas ventajas como:
  •  Están diseñados para aportar nutrientes con alta biodisponibilidad.
  • No es necesaria una gran cantidad para obtener el aporte correcto de nutrientes.
  • Enriquecen y complementan nuestra dieta.
  • En casos particulares como el de las embarazadas sirven para satisfacer la mayor necesidad de éstas de hierro, calcio, zinc, vitamina D y acido fólico.
  • Para restituir nutrientes destruidos por malos hábitos como el alcohol, tabaco, drogas, fármacos…
  • Para prevenir y retrasar los síntomas del envejecimiento y  de la oxidación celular, mediante suplementos antioxidantes.
  • Para contrarrestar la falta de apetito y la capacidad digestiva.
  • Para cubrir las mayores necesidades energéticas y nutritivas que tienen los deportistas como consecuencia del mayor desgaste físico, y favorecer con ello un mayor rendimiento.

No obstante no debemos abusar ni atiborrarnos de suplementos, pues como ya hemos dicho estos sirven para complementar nuestra
dieta, no para sustituirla.

Al igual que pasa con la alimentación y el entrenamiento un suplemento puede ser muy bueno para una persona y fatal para otra, pues no todos tenemos las mismas necesidades. Lo mismo que hacemos ciclos con el entrenamiento y la dieta, también los debemos hacer con los suplementos, dependiendo de nuestros objetivos individuales en cada periodo. Mi misión será asesoraros en cada momento de los suplementos mas adecuados para vosotros, en el caso de que los necesitarais, dependiendo de vuestra actividad y objetivos
particulares.