TODA LA VERDAD SOBRE EL HUEVO
Hay temporadas en que los huevos reciben mala prensa pero voy aclararos la verdad sobre éstos.
Los huevos tienen el valor biológico más alto con un 93,7%. Esto significa que la proteína del huevo entero es la más biodisponible para nuestro cuerpo. Solo es superada por los suplementos de proteínas de suero. Por poner más ejemplos, la leche entera tiene un valor biológico de 84,5%, el 76%
el pescado y el 74% la carne.
 Incluso hoy que los precios se han disparado, los huevos son económicos. Algunos pensareis: si solo interesa la proteína ¿por que no tirar la yema? No se debe de tirar la yema del huevo cocido pues esta contiene la mitad de la proteína del huevo, incluidos 3 aminoácidos que no se encuentran en otros alimentos como son la cisteína, la cistina y la metionina. También contienen vitamina A, B2 y B6, acido alfalipoico, fósforo, yodo, zinc, biotina, acido pantoténico e inositol y colina. Además contienen lecitina. Cuando comento el valor nutricional de la yema, siempre hay alguien que dice: “¿pero no está llena de colesterol?” Así es, pues una yema contiene unos 220 miligramos de colesterol, pero dejadme explicaros algo. El colesterol tiene un papel importante en nuestra salud y sin él no estaríamos en
forma. Por ejemplo el colesterol tiene un papel determinante en la cadena de producción de la vitamina del sol que es la vitamina D, en la piel. Además el colesterol es esencial para el sistema nervioso porque favorece la transmisión de impulsos. Asimismo, el colesterol es necesario para la producción de las hormonas sexuales.
El colesterol se presenta en 2 formas: las lipoproteínas de de alta densidad (HDL), que es el colesterol bueno, y las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Estas últimas son las peligrosas pues transportan el colesterol a las células. Cuando el organismo intenta eliminarlo, se deposita en los vasos
y los estrecha, con lo que dificulta la circulación y puede llegar a bloquearla  por completo.
En cambio, el HDL es beneficioso. Su función es la contraria, pues elimina parte de lo acumulado antes de que se convierta en una peligrosa placa en las arterias. Si coméis carne, pescado y lácteos, todos ellos contienen colesterol, pero la salud no empeora por tomar alimentos con colesterol como se
creía en un principio. Aunque no consumamos nada de colesterol, el  propio cuerpo fabrica la cantidad de colesterol necesaria para mantener un nivel
constante.
huevo
Los últimos estudios científicos han puesto de manifiesto que el colesterol no es la causa de la arterioesclerosis ni de otras enfermedades circulatorias sino las grasas saturadas. El hígado convierte  estas grasas saturadas en colesterol, por lo que eleva la cantidad de LDL, que es perjudicial para la salud.
Esto me remite otra vez a los huevos enteros. El huevo contiene lecitina que se encuentra en todas las células y ayuda a repararlas. Además la lecitina es un agente emulsionante que ayuda a que el colesterol circule evitando que el LDL se acumule en las arterias como la cal en las tuberías. Los estudios han puesto de manifiesto que las personas que disponen de bastante lecitina, no padecen arterioesclerosis, independientemente de la cantidad de colesterol que consuman. Muchos médicos han comprendido hoy en día el papel de la lecitina y la recetan para rebajar el colesterol con resultados satisfactorios. Incluso ha sido empleada en casos de arterioesclerosis graves con muy buenos resultados. Hay decenas de estudios que hablan sobre las bondades de los huevos enteros, lo cual los hace muy recomendables dentro de cualquier plan alimenticio.