Mi filosofía de trabajo se basa en la motivación y la personalización tanto en mis programas de entrenamiento como en los de nutrición.
Mis objetivos serán inculcarte unos hábitos nutricionales, deportivos y de vida saludables.
Hoy en día abundan los programas de entrenamiento y nutrición sacados de cualquier revista o de Internet, que corren de mano en mano como la pólvora.
Estos programas y dietas de moda (todos los años se pone de moda tal o cuál dieta)son seguidos por muchas personas que se aferran a las bondades que de ellos pregonan para conseguir el físico de sus sueños. Debemos de desconfiar de todos los programas y dietas que nos aseguran resultados inmediatos casi sin esfuerzo. ¿Acaso creéis que podéis seguir con éxito la rutina del campeón de turno o la dieta que asegura resultados inmediatos para todo el mundo?

 

Para empezar cada persona es distinta, pues todos tenemos un metabolismo y una composición corporal distinta que nos diferencia a unos de otros, de lo contrario seriamos clones.
El metabolismo, comparándolo con un coche sería el motor y nuestras características corporales serian la carrocería. Todos sabemos que cada coche tiene una carrocería distinta y que no todos gastan la misma cantidad de gasolina. Tomando este ejemplo como válido ¿por que seguimos la misma dieta y programa de otras personas? Es como si le pusiéramos el mismo combustible, las mismas ruedas y accesorios a un utilitario que a un coche de carreras.

 

 

Con mis métodos de trabajo yo te enseñaré el camino y te acompañare por él para que no te desvíes en ningún momento. Tu pondrás el esfuerzo       necesario y el compromiso de seguir las directrices que te indique para conseguir tus objetivos, que serán los míos.

  Todo el mundo debería hacer ejercicio ya no tanto por estética como por salud. La verdad es que no nos damos cuenta de lo valiosa que es la salud  hasta que no la perdemos. Hay un refrán muy acertado que dice “más vale prevenir que curar”.
En nuestras manos está no desdejarnos, ni descuidar la salud. Afortunadamente con trabajo y dedicación es posible el retorno a un buen estado de forma y de salud. Con tan solo 1 hora de ejercicio diaria obtendremos beneficios impagables para nuestra salud.
No lo pienses más e invierte en salud. Tu cuerpo te lo agradecerá.