Hola a todos, me llamo Lucía y soy de Santander.

Mi experiencia con Noé comenzó a través de una amiga que estaba entrenando con Noé. Viendo como mi amiga progresaba tanto de semana en semana me animé y me puse en sus manos. Ante todo deciros que es un gran profesional y excelente persona, pero no sólo eso sino que conmigo tuvo que hacer más de psicólogo que de entrenador, os cuento.

Yo había salido recientemente de una separación, la cual me llevó a una depresión que me hizo comer más y más. Casi sin darme cuenta engordé 25 kg, estaba como un bodoque. Mi alimentación era un desastre y no tenía ganas de nada más que de estar encerrada en casa cuando salía del trabajo.

Cuando comencé a entrenar intenté mejorar con todo esto pero me costaba horrores, la dieta no iba mucho más allá. Noé me fue sincero y me dijo que lo mejor era que compaginara los entrenamientos  que hacía en Santander con otros presenciales en su local en Asturias. Me dije y porque no, estaba a poco más de 1 hora de viaje. Ese fue el espaldarazo definitivo, pues como os digo  tuvo que hacer más de psicólogo que de entrenador. Muchas horas dedicó, a parte de los entrenamientos, a escuchar mis problemas, darme consejos e intentar hacerme ver las cosas desde otro prisma. El deporte a su vez me funcionó como vía de escape. Combinamos entrenamientos al aire libre con entrenamientos en su gimnasio, vamos que después de todo lo que estaba haciendo por mí no estaba en disposición de fallarle. Y así fue 2 años después y con toda una vida por delante no cambio por nada los hábitos de vida saludables, ejercicio, dieta y motivación a tope.

Gracias Noé porque sin ti todo esto no habría sido posible.

Lucía. 27 años.

Santander.