LAS CLAVES PARA PERDER
GRASA CORPORAL
Año nuevo, vida nueva. Comienza el nuevo año y son millones de personas en todo el mundo las que deciden ponerse a dieta y comenzar a hacer ejercicio, pero muchas de ellas fracasan en el intento. Lo primero que tenemos que tener en cuenta para evitar ese fracaso es como funciona realmente nuestro organismo y cuantas calorías necesitamos ingerir para crear un déficit calórico que nos permita ir perdiendo peso paulatinamente. Así pues si para mantener nuestro peso corporal necesitamos  2000 cal., la manera más eficiente de ir perdiendo peso y grasa corporal sería ingerir unas 1500 cal. 5 días a la semana subiendo 1 día a media semana la ingesta a 2500 cal y mantenerla en 2000 cal. el último día de la semana.Al crear ese déficit de 500 cal durante 5 días, ingeriremos unas 2500 cal menos a la semana con lo cual perderemos en torno a medio kilo de grasa corporal por semana, que por otra parte es lo que nos interesa, perder grasa corporal y no destruir masa corporal.
Muchas dietas abogan por una disminución drástica de las calorías ingeridas, con lo cual perdemos mucho más peso en la etapa inicial pero a costa de líquidos y masa corporal en su mayor parte, quedando la grasa corporal casi intacta. Además una reducción tan severa puede desencadenar efectos metabólicos muy negativos, como la reducción del ritmo de la tiroides que a su vez aminora el gasto energético, compensando de esa manera la reducción de la ingesta alimenticia, dejando sin efecto la degradación de la grasa. Todos conocéis a alguien que tras seguir una de estas dietas drásticas perdió muchos kilos en poco tiempo pero que conservo casi intacto el “flotador” tras terminar la dieta en cuestión, recuperando el peso perdido a la misma velocidad una vez terminada la “dieta”.
 
Por eso lo  más aconsejable es reducir unas 500 cal. /diarias de la ingesta calórica  5 días por semana añadiendo un día con 500 cal de superávit calórico y otro día mas con la cantidad exacta de mantenimiento, pues solo de esta forma mantendremos al metabolismo en estado de confusión permanente, evitando lo que se llama adaptación a la inanición logrando mantener el gasto calórico elevado.
En función de cada persona es conveniente reajustar cada 4-8 semanas el gasto calórico al nuevo peso corporal pues la masa grasa es inerte, es decir, no necesita calorías para su mantenimiento. Es lógico pensar que al perder peso y grasa corporal transcurrido ese tiempo no necesitaremos la misma ingesta calórica, con lo cual deberemos reajustar las calorías para seguir perdiendo grasa y evitar que el metabolismo como instinto de supervivencia se regule a la baja.Si a todos estos consejos nutricionales le sumamos una actividad deportiva de entre 3- 6 horas semanales según el nivel de partida de cada persona tendremos las claves del éxito que nos llevarán a desprendernos de esos anti estéticos “michelines” y a conseguir el físico de nuestros sueños.
No esperéis más y poneros manos a la obra. Sed constantes y muy pronto veréis los resultados.