Me llamo Ángel, tengo 39 años y soy de Asturias.

Mi vida ha transcurrido siempre ligada al deporte. He practicado deportes de todo tipo, desde el fútbol a ciclismo, pasando por el tenis o el vóley. Fue precisamente una tarde jugando al vóley cuando tuve una caída desafortunada y me fracturé la clavícula por varios sitios. Tras operarme consulté a varios médicos, y todos ellos me desahuciaron prácticamente, me decían que si lograba recuperar la movilidad de los brazos y subirlos hasta la horizontal ya me podía dar por satisfecho.

Entonces me hablaron de Noé, la verdad no tenía nada que perder, por lo cual me puse en sus manos para rehabilitarme por segunda vez, pues la rehabilitación post-operatoria apenas si mejoró mi movilidad. Desde el principio Noé me fue sincero y me dijo que íbamos a poner todo el esfuerzo y empeño en recuperar toda la movilidad. Aprovechando el parón también empezamos a trabajar otras partes tocadas que tenía, así como a fortalecer toda la musculatura adyacente.

Los resultados se veían desde el principio y logré tras 5 meses de duro trabajo recuperarme por completo. Después de unos cuantos meses más de entrenamiento no sólo recobré toda la movilidad para hacer vida normal, sino que volví a la práctica deportiva con total normalidad, e incluso he vuelto a jugar al vóley.

Gracias, gracias, mil gracias Noé por recuperarme para el deporte, quién me lo iba a decir a mí, después de haber sido desahuciado por varios médicos.

Ángel. 39 años.

Asturias.